sábado, 1 de enero de 2011

Érase un repaso al 2010

Tal y como hice el año pasado, vuelvo a mangarle la idea a Fer y me pongo manos a la obra con el repaso de este maravilloso año. Ha estado bien, ha estado realmente bien.


Para comienzos de año ya estaba completamente adaptada a Badajoz, de hecho, el segundo cuatrimestre fue sin duda, mil veces mejor que el primero. Destaca el inicio del año por la trascendental nevada que cayó en Cáceres y nos dejó a todos alucinados. Ése día no podías pasear por la calle sin fijarte en lo precioso que se veía todo de blanco y en las sonrisas de la gente. Lo dicho, iniciamos el segundo cuatrimestre con los amigos que me había echado en el primero y cada vez nos lo pasamos mejor juntos. Vivimos el grandioso día del mango y de esa forma iniciamos la paranoya frutal colectiva.


En Febrero no paramos quietos. Celebramos carnavales por todo lo alto, llegando a "dormir" en el piso hasta 14 personas. Fue alucinante: no olvidaré el escándalo por la noche, el frío helador en la calle, la invasión de "Ladies Gaga",la impresión de ver a los de clase con todas las pintas ... ¡además cumplí mi eterna promesa de disfrazarme de monja! (qué bien escondía el abrigo bajo el disfraz)

En Marzo nos fuimos a Madrid a ver "Sálvame" (apenas), pasé mi cumpleaños con mis músicos preferidos ... los siguientes meses fueron una relajada transición en el curso. Asignaturas entretenidas, trabajos divertidos, Cineposible, cada vez más confianza con la gente de clase, completamente asentada en la ciudad y en el piso, volviendo a casa con asiduidad para no perderme genialidades como el Womad. En Junio llegaron los exámenes, la feria y la dura despedida. Increíble lo que cuesta separarse de estos pacensillos cuando les coges cariño.

Llega Julio y yo huyo una temporada a la playa (tras años sin ver el mar) lo cual se traduce a: mostrar mi blanqueza al mundo y quemarme. De vuelta a casa me sorprendo pasando el verano en gran parte junto a gente que antes sólo veía de vez en cuando. Sí, hablo de David, con el que paso muy buenos ratos (cine, perseidas...) y con Joaquín o mis queridos Ele, Jaime y Marta. Llegamos a Septiembre, el verano terminaba plácidamente hasta que llega a nuestras vidas un cachorro al que llamamos Caldito (por cierto, tengo que actualizar su historia en el blog) Lo cuidamos durante una semana, encontramos a sus dueños, lo delolvemos ... y a los dos días vuelve a nuestra casa. Y aquí sigue.

Total, que ya en Septiembre regreso a Badayork y me instalo en un nuevo piso junto a una panda de locas de clase. Si alguien dudaba que nos las fueramos a arreglar bien las cuatro, siento decir que se equivoca. Nos llevamos de lujo. Comenzamos un nuevo curso con asignaturas muy teóricas y un completo caos de profesores. Los meses de Octubre y Noviembre se suceden entre fiestas, cortos, chorradas en clase y mil tonterías en el piso y finalmente llegamos a Diciembre, que destaca por el genialísimo e improvisadísimo viaje con Fer a Lisboa para ver a Lady Gaga en concierto. El regreso a Cáceres, muy raro ... rarísimo. Apenas veo a la gente de aquí debido al caos navideño y a mil problemas con las asignaturas y sus respectivos apuntes. Reencuentros emocionantes, alguno que otro pero definitivamente estas fechas a mi me deprimen más que otra cosa ... las navidades son para los niños. Y despedimos el año en familia, más en familia que nunca de hecho, con una jauría de perros alucinante, el bebé más adorable del mundo, mi madre y una panda de tíos y tías que más de uno querría para sí.

En fin, 2010 a mi parecer un gran año. Año de nuevas amistades, de viajes inesperados, de adquisiciones perrunas, de pequeños pero significativos cambios ... Vamos, que espero que el 2011 traiga de esto y más!

1 comentario:

M. M. dijo...

Did I tell you that I love you?