miércoles, 30 de diciembre de 2009

Perdiendo a la Pequeña Mi



20:30
Oscura noche del mes de Diciembre.
Haines y yo nos hallamos en el coche de la susodicha vagando en busca de la nueva casa de Helena. Hay problemas, nuestras indicaciones parten de un restaurante que no sabemos dónde está. Nos empezamos a inventar las direcciones y acabamos en una solitaria calle llamando por teléfono a la interesada para que nos diga cómo llegar a su casa. Soy la unica con saldo así que saco mi móvil del bolsillo y hago la llamada de turno. Pero algo raro pasa, un pequeño tirón en el abrigo, un ruidito como de algo que cae ... pero yo no presto atención.

Volvemos a la furgoneta y entonces me doy cuenta de que me falta algo ¡¡¡¿DÓNDE ESTÁ LA PEQUEÑA MI?!!! ¡¿Dónde está el colgante de mi móvil?! ¡¿Y mi adorable colgantito con su cascabel?!



(Llavero de Moomin del estilo del mío)

Inexplicablemente cogimos el coche y nos fuimos de allí aun siendo yo consciente de que había perdido el colgante en el momento en el que saqué el móvil. Estábamos tan agobiadas con lo de encontrar la casa que pensé "Bueno, volvemos después y lo busco" ERROR, JULIA, ERROR! Es de noche y no se ve un carajo, qué piensas encontrar! Y así fue ... quince minutos más tarde tras recoger a Helena volvimos al lugar de los hechos y ... ¡No la encontré!

(La canija en cuestión)

Y vosotros os preguntaréis ¿A que viene tanto drama por un insignificante colgantejo del móvil? Pues os lo diré ... el colgante en cuestión viene de Finlandia y se trataba de una figurita de un personaje marcante en mi infancia: La pequeña Mi. Una memorable personajilla de la tristemente desconocida serie "Los Moomin" (éxito rotundo en Finlandia) Mi pasión cuando era una mica.

Total que cuando empecé a ser consciente de que no había forma humana de conseguir de nuevo el colgante (a no ser que me diese por viajar a Finlandia) me empecé a angustiar. Al día siguiente no aguanté las ganas de volver a buscarlo así que alucinando por la colaboración de mi madre volví rauda y veloz a la escena del crimen a recuperar mi ansiada reliquia. Fue parar el coche en el mismo punto del día anterior y ver un pequeño resplandor en el suelo.

-¡¡¡NO ME LO PUEDO CREER!!!



Allí estaba, en la acera, en la misma calle que rebusqué quince minutos después de haber perdido el colgante. No sé por qué me sorprendió que siguiera allí ... creo que más bien me impresionó el hecho de haberme tomado las molestias de volver a por el colgante y no llevarme una decepción. Mi cara era un poema, y la de mi madre dos. Me subí al coche con una sonrisa de oreja a oreja y a la Pequeña Mi en las manos jurando no volver a dejarla pasar la noche en la intemperie.

EDITADO:

Ya no la volveré a perder

EDITADO 2:
¡¡¡SE PERDIÓ!!! ¡¡¡SE PERDIÓ!! ¡NO ME PUEDO CREER LO GAFE QUE SOY!

3 comentarios:

Ainos dijo...

Julipy...a mí de enana también me encantaba la Pequeña Mi...jaja
- Y te acuerdas de mí?
- Por supuesto
(mirada pícara)
- Tú eres el bufón de la corte..
JAJA

M. M. dijo...

Me temo que falta un detalle significativo en esta anécdota. Julia llama a su madre y le cuenta la pérdida de Pequeña Mi: '¿por qué no vienes a por mí y vamos a buscarla?... por fa!' Necesario decir que era la hora de la siesta. Julia medio riendo vuelve a insistir. Y madre le dice que sí. Julia, ahora riendo descaradamente no se lo puede creer. Y ahí van madre, Julia y Curra al lugar de los hechos. Lo demás sigue como Julia relata. Cuento esto porque soy la abnegada madre que renuncia a su siesta para buscar a Pequeña Mi, también porque estoy segura que de no haber sido así Julipy me habría estado dando la vara cada dos por tres planeando un viaje a Finlandia para entre otras cosas comprar un colgante como el perdido.
Falta también el comentario de aquel viaje a Finlandia del que vine cargada con todos los productos de merchandising de los Mumin: piruletas, puzzles, camisetas, zumos, figuritas, peluches.
Feliz de compartir contigo uno de los paraísos de mi infancia.
Besos

Ana Isabel Franco Mansilla dijo...

Hola! He visto tu blog de casualidad, buscando cosas de Los Moomin :D A mi también me encantaba esta serie...que leches! me sigue encantando XD yo tambien volvería si perdiera un colgante de la pequeña Mi jaja Que pena que no sean tan conocidos aquí en España Los Moomin, pero en internet se pueden encontrar un montón de cosas de ellos :p Un saludito!!!