domingo, 1 de mayo de 2011

Caldito: el verdadero desenlace




Estaba acabando el verano cuando se presentó en nuestra puerta un adorable perrito al que llamamos Caldo. Nos encariñamos de él y lo cuidamos durante un par de semanas hasta que dimos con sus dueños y lo devolvimos. Y eso es lo último que se supo de él ... en mi blog. Pero lo cierto es que su historia no acabó allí. Dos días después de haber devuelto el cachorro a sus inexpresivos dueños, mi madre tuvo un arrebato y se plantó en casa de los mismos. Les dijo que si en el futuro se planteaban venderlo o darlo ... que pensaran en nosotros. Esa misma tarde, mi madre regresó a casa con Caldo en brazos.



Y hasta el día de hoy, esa pequeña piraña sigue en casa y sin ninguna intención de separarse de nosotros. Devora platos de comida ajenos, muerde muebles, se mea en todos sitios, destroza todo objeto que toca el suelo, persigue a Curra para morderle las orejas ... pero también se asoma a tu cama a ponerte cara de pena para que le subas contigo, hace ruiditos divertidos, se convierte en solomillo, juega como si le fuera la vida en ello, te saluda al volver a casa, trota y se deja coger.

That's all. Por fin la historia de Caldito tiene un verdadero desenlace :)



6 comentarios:

SHH dijo...

Ohhh has cambiado la cabecera del blog!! Me gusta! Jejeje.

Bonita historia la del perrillo, ahora tiene una buena familia. :D

M. M. dijo...

Por fin...
Muac

M. M. dijo...

Por fin...
Muac

Nan Gárbel dijo...

Quiero conocer a Caldito, tía.

Nan Gárbel dijo...

Quiero conocer a Caldito, tía.

Ludoll dijo...

¿Cómo que se convierte en solomillo? xD